jueves, 30 de octubre de 2014

Una cosa es ir sin GPS y otra indocumentado

 Si ya habéis leído la historia de Moscú sabréis que entré sin visado. Esa fue la única vez que lo hice. Hasta ese momento tuve visados para ir a la Polonia de Jaruzelski o a la Checoslovakia de la revolución del terciopelo. En otros países me hicieron visados al entrar o me sellaron el pasaporte como en la desaparecida República Democrática de Alemania. Más adelante, en Suecia, tuve el documento de identidad, que allí hacían los bancos y que no tiene fecha de expiración. O sea, que lo tengo vigente aunque en la foto no se me reconoce. En Francia la carte de sejour me llegó tan tarde que ya ni la recogí: 9 meses después de mi llegada.

También tuve que pedir visado para ir a EEUU. Allí también me saqué el carné de conducir americano. Me lo saqué porque así el seguro para mi Golf plateado de segunda mano me salía mucho más barato. Copio aquí algunos de estos antiguos documentos como curiosidad. En el collage podéis clicar para ver más detalles.

                                                      Carnet de conducir americano


                                                                        Carné de identidad sueco

Aquí tenéis una muestra de visados y documentos varios. Clicad para ver en detalle:

https://plus.google.com/photos/109352275661927635880/albums/6076111345980572049/6076111502861750930?sort=1&pid=6076111502861750930&oid=109352275661927635880&authkey=CMOkrOmD66CCbw






No hay comentarios:

Publicar un comentario